El Producto

Pinturas al Horno

Pinturas al Frío

Pinturas Textiles

Pinturas Vitrales

Nuevos Productos

Pintura Textil Resistente

Colores Frutales

Kit de Pintura Textil

Super Nova Gel

Caja de 12 Unidades

Kit de Pintura Textil

Pintura Vitral

Aplicaciones de Productos

Betún y Pátina

Brillos al Frío

Brillo Espejo

Especiales Textiles

Técnicas Recientes

Árbol Colorido

Caja con pájaros

Tulipanes Erguidos

Bodegón con Relieve

Otros Servicios

El Manual del Ceramista

Galería de Usuarios

Suscríbete a nuestro boletín

Instrucciones de uso de las pinturas al horno Bajocubiertas - Underglaze

Los Bajocubierta, como su nombre lo dice, son pinturas para ser aplicadas casi siempre debajo de Esmaltes Directos, ya que, a pesar de no ofrecer la gran variedad de colores ni el brillo de estos últimos, son ideales para realizar todo tipo de diseños en las piezas y lograr una cobertura enteriza para áreas grandes. Así pues, a menos de que quiera lograr acabados porosos o pulido, sobre un Bajocubierta se aplicará un Directo transparente o traslúcido.

El propósito de estos colores es igual que el de una pintura rtística, o sea, que permite diseños y mezclas de colores en formas cromáticas y todos los sistemas de aplicacion usuales para representar un dibujo, cuadro y hasta retrato. Los colores que usted ve al pintar serán casi los mismos que verá una vez horneda la pieza, solo que tendrán mucha máa intensidad.

Los Bajocubiertas no tienen un poder de cubrimiento igual al de una pintura al óleo, por lo tanto se requiere aplicar una capa de cierto espesor para cubrir bien la pieza. Esta falta de poder de cubrimiento es la que se aprovecha para lograr efectos de sombras y degrades al trabajar.

Desde el punto de vista químico, los Bajocubiertas son mezcla de colorantes con arcillas especiales que no se llegan a derretir a la temperatura que trabajamos.
Debido a que no se derriten, es importante que el bizcocho no este pulido sino un poco áspero o poroso para ayudar a que haya un buen agarre.

En realidad su composición es bastante sencilla, por ser colorantes que se fijan sobre el bizcocho y no sufren casi cambios de color durante el proceso de horneado; al final, el esmalte pasa a formar parte de la pieza.

 

Ver más en el manual del ceramista